Argex
 

Liderazgo social: la clave, educar rescatando el valor de lo simple.

Hay un lugar en el mundo que quizás muy pocos hayan sentido nombrar -no por eso no existe- todo lo contrario. Dice la historia que allí, como en muchos lugares de aquí, no hay ni agua ni luz, y allí nació y vivió toda su infancia esta persona. La persona a la que me referiré fue la primera que aprendió a leer y escribir. Era el primogénito de una familia de 14 hermanos que tuvo la fortuna de que por haber aprendido a leer lo premiaran con una beca para estudiar carpintería… y allá fue.

Tuvo que cambiar de país, de continente, aprender otro idioma, superar las barreras que implica el desarraigo y, a fuerza de esfuerzos, no solo aprendió carpintería sino que pudo estudiar arquitectura y hoy es uno de los arquitectos más reconocidos del mundo.

El reconocimiento deviene justamente porque utilizó sus conocimientos para empoderar a su comunidad de origen y encontrar en las pocas cosas que allí se encuentran, los materiales para contribuir al desarrollo de niños que, como él no saben leer ni escribir.

Con sus proyectos de utilizar el barro como material de construcción comenzó a enseñar como trabajarlo para hacer escuelas y recientemente hospitales.

Rescato frases de una extensa entrevista, que como todos los liderazgos sociales efectivos e inspiradores, nos confirman algunas sendas emprendidas por quienes apostamos fuertemente al cambio solo si podemos comprender y trabajar por la educación:

“Mi origen me ha dado oportunidades. He podido demostrar lo que se puede hacer con presupuestos muy limitados”.

“De uno que sabía leer -que era yo- hemos pasado a mil, un tercio de la población”.

“Si empiezas algo bien, solo puedes continuar cambiando. No puedes tumbarte haciendo lo mismo”.

“Cuando uno hace su trabajo fuera de las leyes del mercado debe hacerlo todo: desde recaudar hasta formar a los obreros. Esto permite reinventar las reglas del juego”.

“No se trata de hacer sino de enseñar a hacer”.

“Defiendo la arquitectura de más a menos, sustituyendo el dinero por el esfuerzo y la imaginación, que pueden ser mejor que la abundancia. Se trata de que la gente vea que se puede construir de otra manera y desde la escasez”.

“Lo bueno no tiene por que ser caro”

“Humanitario no significa solo dar. Significa descender al nivel de los necesitados y hablar a la gente de lo que pueden comprender. Esto es clave para que el trabajo mejore la vida de las personas. La caridad o la imposición no solucionan la vida de las comunidades”

“La manera que entiendo la arquitectura pasa por ensuciarse las manos y empujar todos juntos”.

“Hay que analizar y estudiar la cultura y los medios con que cuentas si es que realmente quieres contribuir”.

“Si el proyecto no funciona, eres tu el que tienes que cambiar. No se puede llegar pensando en que vas a cambiar a la gente”.

“Los resultados te hacen creíble y entonces se facilitan las cosas”.

“En mi país cada vez hay mas gente que piensa que compartiendo el conocimiento se pueden mejorar las cosas, porque se sienten capaces de hacerlas. Que uno sienta que la educación y el aprendizaje tienen resultados palpables es una vía importante para vence la apatía y hacer que la gente valore sus pueblos y sus tradiciones y para liberar la creatividad dormida en otras personas”.


Seguramente que a todos los jóvenes que participan del Programa de Formación de Líderes Sociales no les resultan ajenos estos conceptos.
Seguramente a todos los que de una u otra forma están al frente de procesos de cambio, tampoco.

EDUCACION, COMPARTIR APRENDIZAJES, APRENDER EL UNO DEL OTRO Y FUNDAMENTALMENTE RESCATAR EL VALOR DE LA CREATIVIDAD Y DE LAS COSAS SIMPLES NOS MARCAN UNA SENDA. AQUÍ O EN AFRICA DE DONDE PROVIENE ESTE EJEMPLO.

*Entrevista realizada por el diario El Pais- España- a Francis Kéré nacido en Burkina Faso Africa

 

Newsletters anteriores

Agosto Julio Junio Mayo
 
 

"Esta reflexión es atemporal, te puede aportar algo hoy o más adelante. Consérvala"
Si no quieres recibir nuestro newsletter envia un mail a: info@argex.com.


 
Argex 2015 / www.argex.com / info@argex.com / Córdoba, Argentina