Argex
 

¿Que buscamos cuando buscamos trabajadores?

Es habitual cuando se inician búsquedas de personal en empresas, entes públicos, ONG´s que los responsables de ellas remarcan especial y muy enfáticamente: “no queremos gente con competencias profesionales excelentes, si las tienen… ¡mejor! Pero lo que necesitamos fundamentalmente es gente con muy buena actitud”.

Nosotros solemos decir y remarcar con todas las letras que ser un muy buen técnico no garantiza nada. Ser de “buena madera”, de “buena pasta”, con predisposición a... te garantiza que alguien asuma contigo el rol de docente y te enseñe.

Si tienes flexibilidad, capacidad para desaprender y reaprender, si eres permeable al cambio, pero también si eres entusiasta y proactivo, si sabes dar, pero también pedir, seguramente iras abonando el terreno de tu progreso.

El “comoditie” que más abunda hoy es la “sobre-capacitación técnica” si se me permite el término. Lo que menos abunda, es la paciencia, la tolerancia, el dejarse enseñar, el comprender la diversidad de puntos de vista, el conceder a otro la posibilidad de ser un ejemplo.

En definitiva, si nuestras competencias personales y sociales (académicamente hablando) son destacables, seguramente tendremos un horizonte de posibilidades mucho mayor de aprender y progresar por sobre nuestras condiciones.

Y vuelvo a reencontrarme con las palabras del poeta que sintetiza todo lo que verdaderamente interesa a la hora de emprender las búsquedas laborales.

Primero que todo:

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace en menos tiempo de lo esperado.

Me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus acciones, la gente que no deja las soluciones al azar.

Me gusta la gente estricta con su gente y consigo misma, pero que no pierda de vista que somos humanos y nos podemos equivocar.

Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo, entre amigos, produce más que los caóticos esfuerzos individuales.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos serenos y razonables.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó.

Me gusta la gente que al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente; a éstos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no fallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente que trabaja por resultados. Con gente como esa, me comprometo a lo que sea, ya que con haber tenido esa gente a mi lado me doy por bien retribuido.

Mario Benedetti

 

Newsletters anteriores

Agosto Marzo Julio Mayo
 
 

"Esta reflexión es atemporal, te puede aportar algo hoy o más adelante. Consérvala"
Si no quieres recibir nuestro newsletter envia un mail a: info@argex.com.


 
Argex 2013 / www.argex.com / info@argex.com / Córdoba, Argentina