Argex
 

Vaso medio vacío o medio lleno

Carencia o autoestima

Si recorremos el espinel de los avatares de las personas con las que nos relacionamos, vemos a poco de andar, un relato de carencias, faltas, de lo que no se tiene y le gustaría tener, de lo que le impide lograr lo que intenta proponerse, etc.

Escuchamos a menudo frases como “si tuviera menos miedo”, “si tuviera mas confianza”,”si tuviera un trabajo mejor”, “si supiera hacer tal cosa no me pasaría tal otra”…

Sin duda que, como no somos ni nacemos “completitos” y siempre nos “faltan” cosas, esta perspectiva resulta interesante y motivadora si realmente nos proponemos como objetivo superar esas carencias y puede convertirse en el gran motor que impulsa nuestra acción.

Pero el reverso de esta medalla existe y es generalmente la que más se muestra en la dinámica diaria: las carencias como creencia, a modo de sentencia, que estructuran la imagen de nosotros mismos.

Es como si nuestro retrato se basara en la falta de posibilidades y capacidades viviendo permanentemente como personas necesitadas y con escasísima autoestima.
Seguramente nuestra posición existencial nos llevará siempre a ver el medio vaso vacío y a justificar nuestra incompetencia por falta de….

Quizás el no poder reconocer esta situación y obrar en consecuencia nos impide crecer y hacer una buena performance personal que aumente nuestra confianza y estima.
“No se puede desatar un nudo sin saber como esta hecho” decía Aristóteles.

Desde ese lugar muchos jefes (no líderes) en sus relaciones laborales se encargan de poner la mira en esas carencias confirmando posiciones en los empleados que no hacen más que bloquear su crecimiento.

Mirar la carencia o la posibilidad son dos perspectivas, el anverso y el reverso de una medalla.
Dependerá de nuestra toma de conciencia de que “amarse uno mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida” (O Wilde).

Cuando escuchamos decir que tenemos que trabajar para ganarnos la vida, no un sueldo, ciertamente estamos optando por una cara de la moneda. A la vida la tenemos ganada en el momento de nacer, ya estamos aquí. Con mejores o perores condiciones solo tenemos que aprender a merecer tener una vida buena, distinto de una buena vida; en donde potenciar nuestros puntos positivos y ver como trabajar sobre lo que nos falta.

 

Newsletters anteriores

Septiembre Agosto Julio Junio
 
 

"Esta reflexión es atemporal, te puede aportar algo hoy o más adelante. Consérvala"
Si no quieres recibir nuestro newsletter envia un mail a: info@argex.com.


 
Argex 2015 / www.argex.com / info@argex.com / Córdoba, Argentina