Argex
 

Preservar el vínculo, pese a todo

Lic. María Cristina Bruna

Las relaciones laborales no se caracterizan, a decir verdad, por el empeño puesto por parte de quienes comparten tareas y responsabilidades, en preservar de la “calidad del vínculo laboral”.
Si tuviésemos que definirlo, bastaría con decir que la relación laboral es rica y productiva cuando las personas que interaccionan son capaces de poner en práctica la EMPATÍA, (ponerse en los zapatos del otro), la capacidad de ESCUCHA, (oír, no prestar la oreja), el RESPETO por las ideas del otro y, fundamentalmente la TOLERANCIA y el manejo de la oportunidad en la capacidad de hacer críticas, observaciones o señalamientos y también recibirlos.

Siempre asentimos cuando alguien señala o critica desde un lugar que implica la posibilidad de crecimiento, desde el punto de vista de “puedes hacerlo mejor”, de ver en el error la oportunidad para el aprendizaje, de superación de los límites personales.

La crítica es una instancia posible, casi necesariamente presente en todas las actividades a emprender, buscamos la perfección, pero el camino está lleno de imperfecciones.

Ahora bien, cualquier vínculo laboral se deteriora gravemente si la interrelación es críticamente dura, destructiva, lapidaria, que se empeña en ”fraguar” el error y hacer depositario de toda la culpabilidad a aquel que lo cometió, no dándole el menor resquicio de posibilidad para encarar un cambio, sino mas bien dando origen a una defensa a ultranza o a una amarga resistencia pasiva.

Cuando esto sucede se va minando, sin prisa, pero sin pausa, la CONFIANZA entre las personas, el RETRAIMIENTO aumenta, crece el sentimiento de “NO VALER NADA” y los resultados se pueden predecir.

La crítica destructiva crea impotencia, rebelión y resquebraja la “calidad del vínculo” hasta hacerlo desaparecer. Si la situación permanece, quizás lo único que se logre son “adhesiones” a una tarea pero nunca COMPROMISO con la misma.

Por el contrario, la crítica que apunta a la superación, mantiene intacto el vínculo y lo que es más, incita al progreso y mantiene su ilusión.

Hay “maneras” a tener en cuenta cuando debemos señalar algo que por su tenor merece especial atención.
Tener presente que en nuestra comunicación con los demás, “el golpe que dé…también repercute en mí”, y preguntarse ¿Qué pude hacer y no hice en esta situación? 
Saber encontrar en lo “malo” la POSIBILIDAD de lo bueno, genera compromiso, entusiasmo, motivación y sobre todo invita a trabajar en un ambiente laboral que incita al crecimiento.

 

Otros Newsletters 2012

Mayo Abril Marzo Febrero
 
 

"Esta reflexión es atemporal, te puede aportar algo hoy o más adelante. Consérvala"
Si no quieres recibir nuestro newsletter envia un mail a: info@argex.com.


 
Argex 2012 / info@argex.com / Córdoba, Argentina