Argex
 

Charla y conversación, pasos previo al diálogo

No podemos negar que existe un prejuicio acerca de la entidad de la conversación. Todos, cuando iniciamos una conversación lo hacemos tomando un tema liviano, a veces intrascendente para quien lo cita, sin embargo no advertimos que es quizás la antesala que nos conduce a un diálogo.
“Una conversación -cita Paul Auster- es como tener un peloteo. Un buen compañero te tira la pelota al guante de modo que es casi imposible que se te escape; cuando es el quien recibe, toma todo lo que lanzas, incluso los tiros mas erráticos e incompetentes”. Por otro lado Déborah Tannen, especialista en lingüística abona el enunciado anterior y lo completa diciendo que “una conversación bien llevad es una ratificación de nuestro propio modo de ser humano y de nuestro propio lugar en el mundo”. Pero esta actividad tan propiamente humana se puede volver en nuestra contra cuando no la realizamos de forma saludable o con las personas adecuadas. No hay nada más inquietante que una conversación que fracasa (como decimos en Argex por que no ganas de recibir lo que se dice) y eso también afecta a la sensación de bienestar psicológico.
No siempre tenemos “conversaciones desde el alma”, como solemos decir, por eso adquiere tanta relevancia aquello que se afirma “una conversación es una diálogo no un monólogo. Por eso existen tan pocas conversaciones; debido a la escasez de posibilidades de que dos trasmisores inteligentes se encuentren”.
Como vemos, y como sucede en cualquier otra actividad, en el dominio de la comunicación oral hay una sutil gradación que no resta entidad a cada una de las “categorías”. La charla informal que pareciera aún más humilde que la conversación es la puerta de entrada para lograr los requisitos básicos de una buena comunicación: lograr que las personas se sientan cómodas, involucradas y valoradas. Esto nos lleva directamente a establecer pequeños vínculos que pueden luego consolidarse, buena relación que pueda terminar en un trato o acuerdo, reforzar una relación laboral y finalmente sentar las bases de un diálogo.
Sin decir tanto, estamos diciendo mucho.

Es como la primera ficha del dominó: genera una reacción en cadena con múltiples opciones. Contra el prejuicio de que un desconocido quizás no tenga nada en común con nosotros, al arriesgarnos a charlar nos podemos llevar una grata sorpresa…

¿Cuántas cosas positivas, relaciones, negocios o amistades tuvieron origen en una conversación casual? Probablemente la mayoría.

 

Newsletters anteriores

Julio Junio Mayo Abril
 
 

"Esta reflexión es atemporal, te puede aportar algo hoy o más adelante. Consérvala"
Si no quieres recibir nuestro newsletter envia un mail a: info@argex.com.


 
Argex 2015 / www.argex.com / info@argex.com / Córdoba, Argentina